Search
  • Inty Grønneberg

El monopolio del dinero



La sociedad se basa en premisas que con el pasar del tiempo cobran un significado tan fuerte, que se convierten para el colectivo en elementos indispensables, casi como para los peces la existencia del agua. Simplemente estos conceptos se interiorizan como algo que siempre ha estado ahí y nunca va a cambiar. Este es el caso del dinero.


En una gran cantidad de países, la responsabilidad y el privilegio de crear dinero ha sido pasado directamente a los bancos. Si, usted ha leído bien, a los bancos, puesto que ellos generan plata cada vez que ofrecen préstamos como crédito. Así entonces, las actividades como créditos comerciales y de vivienda, son financiadas por nuevo capital de deuda con intereses. Usted se podrá preguntar cuál es el rol de los bancos centrales en este punto; pues bien, estas instituciones están encargadas de imprimir los billetes o acuñar las monedas, pero estos instrumentos monetarios cobran valor cuando son transferidos a instituciones como los bancos.


Para muestra de ello, un ejemplo: en el Reino Unido, alrededor del 97% de dinero es creado por bancos comerciales, y su fin son los préstamos con intereses, basados en modelos de deuda. Así fue como en la crisis financiera de la década pasada, casi el 75% del valor generado en Estados Unidos fue a la compra de bienes inmuebles y acciones, generando la burbuja inmobiliaria, mientras que menos del 15% era financiamiento para los sectores productivos. Por ese motivo, economistas como Kate Raworth proponen que los financistas y banqueros se han convertido en los rentistas de las economías modernas, tal y como los grandes terratenientes, dueños de tierras, lo fueron (y en algunos casos siguen siendo) en las sociedades basadas en la agricultura.


Por ese motivo, se discute la necesidad de eliminar el monopolio en el uso de una sola moneda para convertirlo en un verdadero ecosistema financiero. Parte de esa idea del rediseño monetario es la creación de monedas complementarias, capaces de trabajar con la moneda oficial de cada país.


En Ecuador, este debate debería ser fundamental, debido a nuestra economía dolarizada y falta de capacidad de emisión. Pero este modelo, como muchos otros, se satanizan producto de que un candidato, u otro en particular, tan solo mencionen la idea. Así de simple nos pegamos un tiro en el pie por politizar todo, muchas veces de forma subjetiva, en lugar de salir de la burbuja mental y explorar que está pasando en el mundo, más allá de los dogmas internos de la sociedad ecuatoriana, que no nos llevan a ningún lado.

5 views0 comments

Recent Posts

See All