Search
  • Inty Grønneberg

La navidad ecuatoriana

A pocos días de la noche buena, los ecuatorianos nos preparamos para pasar navidad. Ya se escucha en el ambiente los villancicos, a la vez que los medios de comunicación, como es ya costumbre, se llenan de mensajes para tratar de inyectarnos un optimismo rimbombante.


Así la noche del 24 de diciembre, independiente de nuestro credo, se ha vuelto el idílico sueño de una velada en donde todos deberíamos dejar a un lado los problemas y pasar a cenar en compañía de nuestros alegres y casi perfectos seres queridos, en una mesa con abundante comida, junto a un árbol de navidad lleno de suntuosos regalos. En la realidad, gran parte de la población ecuatoriana no va a poder alcanzar los ideales que el statu quo nos ha pretendido imponer como norma.


Por un lado, por ejemplo, están las familias cuyos jefes y jefas de hogar carecen de empleo, y por ende, se les hará difícil llenar la mesa. Sin duda, el 2019 nos deja con cifras muy alarmantes: Sólo cuatro de cada diez personas tienen un empleo formal. Por otra parte, podemos pensar quizás en los hogares de las madres que también son padres a la vez, y que bordean alrededor del treinta por ciento de mujeres con hijos. Para muchas de ellas, no faltarán los sentimientos negativos sobre la ausencia de núcleo supuestamente integral. Finalmente, los suntuosos regalos no serán la orden del día para muchos niños ecuatorianos; en lugar de ello, tendrán que trabajar, puesto que se estima que al menos uno de cada diez menores de edad labora y generalmente lo hacen en condiciones no adecuadas.


La navidad ecuatoriana entonces, dista mucho de un arquetipo caduco para nuestros tiempos. En lugar de aquella ilusión, hay que reinventar nuestros ideales. Quizás en esta fecha podemos reflexionar sobre un verdadero amor al prójimo, buscando generar una sociedad más justa y que brinde más oportunidades de empleo, apoyando a los emprendedores y a los productos locales. Además, con mayor equidad de género, reconociendo a las madres y las mujeres en general como un ejemplo de tenacidad, esfuerzo y lucha. Ojalá en muchas casas, donde ya se vive ese sueño efímero, se discuta la esencia de estas fechas: Como apoyar a crear una sociedad sin pobreza para la niñez y de mayor desarrollo social para todos.




25 views

© 2020 INTY GRØNNEBERG.

Diseñado por Mae Ocampo

INTY GRØNNEBERG