top of page
Search
  • Writer's pictureInty Grønneberg

Un camino para enfrentar la contaminación plástica

Este 2023 se firmará el primer tratado para intentar frenar este tipo de contaminación, y Ecuador juega un rol importante. ¿Por qué?

a contaminación que producen los productos plásticos es una amenaza para la sobrevivencia de la humanidad. Los residuos de productos de este material sintético, creado en 1907 hace más de un siglo, están ingresando de forma descontrolada cada segundo en el aire, suelo, ríos, lagos y finalmente en el océano. Como resultado, nuestros alimentos (en especial los que provienen del mar) y el agua que tomamos pueden tener partículas de plásticos que terminan en nuestros estómagos, pulmones e inclusive en nuestra sangre. Esto ocurre hoy, pero parecería que no entendemos la magnitud.


En tan sólo dos décadas la situación será aún más devastadora. Si la tendencia de basura plástica que entra a los océanos se mantiene, en el 2050 tendremos más plástico que peces vivos. Habríamos destruido la principal fuente de proteína producida de forma natural de nuestro planeta.


Como no se han logrado resultados de los esfuerzos separados de distintos países, o de ciertas industrias, o de organizaciones, las Naciones Unidas han decidido proponer un esfuerzo conjunto global. Se trata de un Comité de Negociación Intergubernamental que creará un tratado global para terminar con la contaminación por plásticos: el Global Plastic Treaty. El documento será de cumplimiento obligatorio para los países miembros de la ONU. Estará listo para finales del 2024.


Antes de llegar a esa fecha habrá encuentros previos: desde el 29 de mayo hasta el 2 de junio se reunirán en París más de 2500 delegados de la comunidad científica, organizaciones no gubernamentales, representantes de gobiernos y de sectores industriales para la segunda ronda de negociaciones de este importante tratado.

La contaminación en el Río Portoviejo de Picoazá, en Ecuador. Fotografía tomada de una colaboración de Ichthion Group, 2022.

En este evento se prevé que haya posiciones contrapuestas entre las organizaciones de la sociedad civil, quienes buscan medidas que permitan la reducción drástica de la producción de este material, y las grandes industrias petroquímicas, enfocadas en minimizar el impacto que el tratado puede generar a sus negocios.


Sí, es imposible eliminar el plástico del mundo pero será necesario tomar decisiones sobre los productos que son considerados de alto riesgo. Por ejemplo, los productos de un solo uso como botellas plásticas, poliestireno (conocido comúnmente como espumaflex).


El debate probablemente será sobre la prohibición total, la reducción progresiva o el aumento de la capacidad de reciclaje.


¿Por qué el Tratado Global de Plásticos es importante para el Ecuador?


El país jugará un rol estelar en estas discusiones. A partir de noviembre del 2023, presidirá el Comité de Negociación Intergubernamental. Durante su liderazgo, se firmará el Tratado Global Plástico. Esto no es menor. Por primera vez, el país será responsable de liderar un acuerdo mundial de tanta importancia.


Quien nos representará será el Viceministro de Relaciones Exteriores, Luis Vayas Valdivieso. Vayas ha venido trabajando desde hace cuatro años en el tema, desde sus roles diplomáticos. La postura del Ecuador es terminar la contaminación por plásticos hasta el 2040.




Polución en Ciudad de Guatemala, en Guatemala. Fotografía tomada de una colaboración de Ichthion Group, 2023.


Para lograr esta ambiciosa pero necesaria meta global, América Latina requiere empezar a hacer grandes cambios. A nivel regional se estima que un 30% de la basura generada termina en botaderos a cielo abierto, en quebradas, ríos y finalmente en los océanos. Esto causa que cada día haya 145 mil toneladas de basura no tratada, que afecta principalmente áreas donde viven personas de escasos recursos y poblaciones rurales.


La situación en el país es similar. Más del 50% de los municipios todavía utilizan botaderos de cielo abierto. Estos son terrenos donde se bota basura y se acumula, sin ningún tratamiento. La cobertura de recolección de desechos en zonas urbanas llega al 84.2%, mientras que en zonas rurales es del 54.1%.


Por eso, una gran cantidad de basura, entre ellas plásticos, va a parar a los ríos, zonas costeras y finalmente al océano. Esto hace que, fruto de las corrientes, la basura del país viaje hacia Galápagos, destruyendo así uno de los santuarios de vida marina más importantes. Estudios, como uno de la universidad de Exeter, estiman que más de un 80% de la basura plástica que destruye las Encantadas viene de fuentes externas.


A pesar de todos estos problemas,el Ecuador es el tercer país a nivel Latinoamericano que importa basura. Estas empresas la importan para usarla como materia prima para fabricar productos, en vez de utilizar residuos existentes en el país. Esto pasa por la poca capacidad de reciclaje a nivel nacional.

Polución en el Río Tajamar, en Ecuador. Fotografía tomada de una colaboración de Ichthion Group, 2022.


Este sombrío escenario podría cambiar. Al menos existe la intención. Y en este tratado, Ecuador jugará un rol fundamental. En el año 2024 se marcarán las reglas de juego que definirán si decidimos seguir destruyendo el planeta con nuestra contaminación. Es momento de que el país enfrente a esta realidad y empiece con un cambio sostenido que permita, en conjunto salvar lo más importante. Artículo orginalmente publicado en GK: https://gk.city/2023/05/29/plastic-treaty-un-camino-para-enfrentar-contaminacion-plastica/



14 views0 comments

Recent Posts

See All

Commentaires


bottom of page